martes, 16 de mayo de 2017

Cien años del nacimiento de Juan Rulfo

Nacido en  la ciudad de Sayula en el estado de Jalisco, cuna del tequila y del mariachi, se cumplen 100 años del nacimiento del escritor Juan Rulfo, uno de los mayores autores de la lengua española y sin lugar a dudas el más universal de los escritores mexicanos.
Autor de dos obras maestras reconocidas en el mundo entero, su primer libro, publicado en 1953, es una compilación de cuentos titulada El llano en llamas, que cuenta las penas y miserias de los habitantes del campo de mexicano, tan parecidas a las miserias de los pobres y los desheredados de todos lados. Rulfo relata historias donde la injusticia y el hambre son moneda corriente así como los abusos de un gobierno criminal enemigo de los gobernados. Arrieros, campesinos, asaltantes de caminos, mujeres abandonadas, caciques despiadados y toda la violencia ocasionada por vivir en un territorio sin otra ley que la de la pistola, le dan su carácter único a la obra que retrata a los olvidados de la historia mexicana a través de la recreación de un lenguaje en el que se escucha, para fascinación del lector, la edad misma del tiempo: los personajes de Rulfo hablan una lengua inventada tan antigua y luminosa que parece verdadera.

Su segundo libro, una novela extraordinaria de 1955 que ha sido considerada de corte fantástico, responde al título de Pedro Páramo y se trata de una obra en la que todos los personajes, lo sepan o no, ya están muertos; por eso las voces que leemos, y que dan la sensación de que nos encontráramos en una especie de ensueño, salen desde las tumbas donde las almas recuerdan las desventuras, amores, tristezas y dolores de cuando estuvieron vivos, por lo que el lugar en el que alguna vez vivieron, Comala, aparece como sucursal del Infierno: allí no hay descanso para nadie porque en el otro lado, como en éste, también iremos a sufrir.
Llegado al mundo en los años finales de la Revolución Mexicana, la niñez de Juan Rulfo estuvo marcada por la muerte de su padre, madre, tíos y otros parientes de manera violenta, por lo que conservaría toda la vida un carácter taciturno y reservado.
www.clarin.com (Rafael Toriz)

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Publique aquí

Publique aquí