viernes, 23 de marzo de 2018

'Thelma': sexo, religión y fenómenos paranormales

Larga y fructífera es la tradición narrativa en que el despertar sexual de una chica en un contexto represivo se manifiesta a través de elementos más propios del fantástico o del terror. El cuarto largometraje del director noruego Joachim Trier se apunta a esta temática a partir de la historia de la muchacha que da título al filme, Thelma (Eili Harboe), una joven que viaja a Oslo desde su pueblo natal para estudiar en la universidad. Allí se enamora de una de sus compañeras de clase. Educada en una familia profundamente religiosa, la protagonista vive el nacimiento de su pasión como una profunda crisis que provoca extraños fenómenos a su alrededor.

Sin demasiado esfuerzo, podemos relacionar 'Thelma' con ese cine escandinavo, sobre todo danés, que ha prestado especial atención al vínculo entre mujeres que amaban por encima de la norma y su entorno religioso, de 'Dies Irae' y buena parte de la filmografía de Carl Theodor Dreyer a 'Rompiendo las olas', de Lars von Trier. El noruego presenta a una protagonista marcada y controlada por su familia cristiana. Pero no se limita a desarrollar el típico drama en torno al conflicto de una chica homosexual ante sus padres religiosos. En el primer tramo del filme se pone en evidencia que Thelma combina su fe con una vida típica de estudiante universitaria. Ha elegido una carrera científica, biología, a pesar de unos progenitores 'respetuosos' con el creacionismo, y se sonríe con complicidad cuando ve a una pareja gay cenar a su lado en un restaurante. Si a menudo se siente incómoda por la vigilancia que ejercen sobre ella sus padres, tampoco le resulta fácil a la protagonista ser aceptada por unos compañeros para quienes la práctica religiosa resulta un exotismo.
https://www.elconfidencial.com/

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Publique aquí

Publique aquí