miércoles, 14 de febrero de 2018

55 años sin Marilyn Monroe


Norma Jeane Baker -el verdadero nombre de la actriz- no tuvo una infancia fácil. Nunca supo quien fue su padre y su madre padecía problemas mentales, así que creció pasando por varias casas de acogida, sufriendo abusos sexuales por alguno de sus padres adoptivos.

A los 16 años se casó con el hijo de su vecina para evitar ir a un orfanato. El matrimonio duró 4 años. James Dougherty, su marido, quería que fuera simplemente fuera una ama de casa normal, pero ella quería triunfar.

Llegó a Hollywood en 1946 y empezó su carrera como extra. Tuvo que esperar 7 años para conseguir su primer papel importante como protagonista, fue sustituyendo a Anne Bancroft en 'Niágara'. Se convirtió en una estrella gracias a 'Los caballeros las prefieren rubias', donde demostró que además de ser buena actriz de comedia, también se le daba bien cantar y bailar.

En 1954, se casó con el jugador de béisbol Joe DiMaggio después de 2 años de noviazgo. Pero pronto empezaron los problemas. Marilyn trabajó en 'La tentación vive arriba', que a pesar de ser un éxito, provocó una crisis en la pareja: a DiMaggio, muy celoso, no le gustó la imagen provocativa que su mujer proyectaba. La pareja se divorciaría poco después.

En 1956 volvió a contraer matrimonio, fue con el dramaturgo Arthur Miller. Poco después rodó en Londres 'El príncipe y la corista', durante el rodaje sufrió un aborto espontáneo y tras este duro golpe su estado anímico se volvió muy frágil y empezó a abusar del alcohol y las drogas.

Tuvo que ser ingresada varias veces en sanatorios y clínicas de descanso debido a sus depresiones y crisis nerviosas.

'Con faldas y a lo loco' (1959) es una de sus películas más recordadas. Fue la más taquillera del año y consiguió 5 nominaciones a los Oscars, pero el rodaje fue muy complicado: la actriz tenía un comportamiento imprevisible, llegaba tarde a los rodajes y olvidaba sus frases. Pese a todo, Marilyn ganó el Globo de oro a mejor actriz de comedia gracias a su interpretación.

Su última película fue 'Vidas rebeldes' (1961) dirigida por John Huston y con guión de Arthur Miller. Probablemente uno de sus mejores papeles. Poco después se divorció por tercera y última vez. Debido a su fuerte adicción a los fármacos y al alcohol tuvo que ingresar en una clínica psiquiátrica durante una temporada. Su estado le impidió trabajar el resto del año.
En su carrera participó en 33 películas, trabajando con grandes actores y directores de su época. Casi siempre interpretó papeles de chica sexy e ingenua, pero la verdad es que nada tenía que esa imagen con la verdadera personalidad de Marilyn. Una mujer insegura y triste que no conseguía encontrar la estabilidad en su vida.

El mayor mito erótico del siglo XX murió sola en su casa de Brentwood, California. Su ama de llaves la encontró en la cama con el teléfono en la mano y las luces encendidas.

Nunca sabremos si fue un descuido con el alcohol y los barbitúricos, si decidió suicidarse o la asesinaron. Lo cierto es que la ansiada fama no le dio la felicidad, pero con su muerte se creó la leyenda que es y será siempre Marilyn Monroe. 

https://www.heraldo.es

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Publique aquí

Publique aquí